Instant Profits AI Vortex Momentum

Segundo asesinato de un periodista colombiano en 2015

La FAPE asume íntegramente el comunicado de repulsa elaborado por la Federación Internacional de Periodistas (FIP), que se une a la Federación Colombiana de Periodistas (FECOLPER),en la condena al crimen de Edgar “Quintín” Quintero

asesinadoEl periodista fue asesinado a manos de un sicario la noche del pasado lunes, 2 de marzo, momentos después de finalizar la transmisión de su programa de radio “Noticias y Algo Más” en la emisora Radio Luna de Palmira (Valle del Cauca, Colombia). Edgar ya había sido amenazado en años anteriores por su labor periodística y su denuncia de hechos de inseguridad y de corrupción.
Un comunicado difundido por la FECOLPER cita las palabras del oficial a cargo de la investigación, William López Castro, comandante del Distrito de Policía de Palmira, quien sostuvo que “por el momento, no hay ninguna hipótesis sobre las causas de muerte del periodista”.

Tal como declaró Adriana Hurtado, presidente de la FECOLPER, “este es el segundo crimen que, en lo transcurrido de 2015, ocurre a un periodista en Colombia. Con este nuevo hecho ya son 145 homicidios, de los cuales solo hay una condena efectiva sobre el autor intelectual del asesinato a un comunicador. Repudiamos este hecho e instamos a la Fiscalía General de la Nación a investigar y judicializar a los autores materiales e intelectuales”

Hoy, la muerte de Edgar “Quintín” Quintero se une a la de Luis Antonio Peralta, ocurrida hace 15 días, enlutando el periodismo colombiano y latinoamericano.

A comienzos de 2014, la FECOLPER lanzó un informe sobre la crítica situación del periodismo en el país. Según el mismo, en Colombia  “informar es cada vez más una profesión de peligro y ello se refleja en crímenes como asesinatos, atentados, amenazas, destrucción de instalaciones o equipos, interceptaciones ilegales, detenciones ilegales, desplazamiento forzado y acoso en sus distintas manifestaciones”.

La FIP y la FAPE se unen a la FECOLPER en la fuerte condena a esta nueva afrenta a la libertad de expresión y, preocupados por la alta tasa de impunidad  en estos hechs, exigen que se investiguen hasta las últimas consecuencias para dar con los autores materiales e intelectuales de este asesinato.
Asimismo, exigen el ineludible compromiso de las autoridades para que no se disfracen las razones del crimen ni se descarte como móvil el intento de silenciar la voz de aquellos que tienen como oficio informar a la sociedad.

Compártelo en: