Instant Profits AI Vortex Momentum

La FAPE se suma a la repulsa contra las agresiones sufridas por los equipos informativos que cubrían el conflicto de los estibadores

Las asociaciones de la prensa de Campo de Gibraltar y Sevilla, el Colegio de Periodistas y el resto de asociaciones andaluzas han denuncia los hechos acaecidos en el Puerto de Algeciras y han expresado su apoyo a los trabajadores de los medios víctimas de ataques físicos y verbales
Imagen tomada de la información ofrecida en directo desde el Puerto de Algeciras por Antena 3

Imagen tomada de la información ofrecida en directo desde el Puerto de Algeciras por Antena 3

La presidenta de la FAPE, Elsa González, ha mantenido contacto directo con varios de los periodistas agredidos ayer, cuando cubrían la información sobre el conflicto de la estiba en el Puerto de Algeciras. González ha querido conocer, de primera mano, los hechos y mostrar la solidaridad de la Federación y su repulsa ante estos ataques a los profesionales de los medios directamente afectados.

De hecho, la FAPE se ha sumado y respalda las denuncias contra estas agresiones que han hecho públicas las asociaciones de la prensa de Campo de Gibraltar y Sevilla y el Colegio de Periodistas de Andalucía en unión con las asociaciones andaluzas. Así, la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar (APCG) condena los ataques, hace un llamamiento a la calma y pide el máximo respeto a la labor que desarrollan los trabajadores de los medios de comunicación.

Por su parte, la Asociación de la Prensa de Sevilla (APS) ha mostrado, a través de un comunicado hecho público, su total apoyo a todos los profesionales de la información que han sufrido las amenazas y coacciones de estibadores del puerto de Algeciras, a quienes exige, también, respeto al libre trabajo de los periodistas y a quienes reitera su llamamiento a la calma.

En la misma línea se han expresado el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía y las asociaciones provinciales andaluzas, que han puesto a disposición de sus colegiados y asociados afectados sus servicios jurídicos para recibir asesoramiento legal. El Colegio ha recordado que no es la primera vez que periodistas andaluces sufren agresiones, amenazas o interrupciones en el desempeño de su labor y que la información es un derecho ciudadano protegido por ley.

Compártelo en: